Piñatex. El cuero vegetal que se hace con piña.
16309
post-template-default,single,single-post,postid-16309,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Piñatex. El cuero vegetal que se hace con piña.

Muchas veces compramos ropa y productos hechos de cuero por su calidad y resistencia al desgaste a lo largo del tiempo. Sin embargo, cada vez existen nuevas alternativas más sostenibles y menos contaminantes.

¿Cuál es el impacto ambiental del cuero?

 

Desde hace tiempo, organizaciones de ecologistas de todo el mundo señalan a la industria del cuero (que se usa para fabricar correas, zapatos, botas, etc) como una de las más contaminantes debido al enorme impacto ambiental que ocasiona y a que fomenta la cacería indiscriminada de especies animales en peligro de extinción.

Por otra parte, los defensores de esta industria, consideran que cuando está vinculada a la producción de carne, el aprovechar la piel como subproducto puede entenderse como una forma de contribución con la sostenibilidad del medio ambiente.

La realidad es que su mayor impacto medioambiental surge durante el proceso de curtido de la piel y produciendo los siguientes residuos: sal de cromo, sal común, sulfuros, estiércol, sangre, pelo, pedazos de piel y de carne.

Por otra parte, al mismo tiempo se desperdician ingentes cantidades de agua que arrastran hidróxido, cal, sulfuro, ácidos orgánicos sales de amonio, hipoclorito de sodio, algunos agentes tenso activos, otras preparaciones enzimáticas, etc.

 

La industria del cuero convencional no es eficiente

Las cifras son escalofriantes. Aproximadamente, por cada 1000 kilogramos de piel vacuna, en estado salado, sólo pueden convertirse en cuero un 26%. Y del colágeno tan solo se aprovecha el 50%.

 

¿Cómo podemos disminuir la contaminación en la fabricación de cuero?

  • Los países con una legislación clara en materia ambiental lo consiguen usando productos que originan menos impacto y que reducen las concentraciones de amonio y sulfato.
  • En cuanto al control de los desperdicios sólidos, establecen métodos como los filtros y la maquinaria automatizada para reutilizar los productos.
  • Por otro lado también usan de forma racional el agua y la reutilizan para las operaciones continuas de lavado.

 

Situación de la industria del cuero en México

 

La tradición artesanal en la elaboración de productos de piel y la disponibilidad de materia prima y de mano de obra son elementos que han favorecido el desarrollo de la industria del cuero en México. Uno de los diez mayores productores de pieles del mundo, que genera el 4% de la producción mundial.

Por esa razón distintos estudios han evaluado el impacto ambiental que la actividad de producción del cuero provoca. Una de las conclusiones que han extraído es que se ha agravado debido a que durante largos períodos de tiempo se han manejado mal los desechos.

 

Alternativas ecológicas al cuero

 

El consumo de cuero es responsable de la crueldad animal y de la contaminación del agua en todo el planeta Tierra.

Es más, el consumo de cuero ha aumentado tanto que, en algunas ocasiones, para los granjeros ha llegado a volverse más valioso que la carne. De ahí que no escatimen en matar animales para vender su piel antes de que por su carne.

En nuestra mano está ser consumidores responsables, sabiendo que existen otras alternativas como el poliuretano ecológico, las fibras sintéticas y los cueros vegetales.

Todos ellos son materiales libres de crueldad animal, biodegradables y que permiten la fabricación de tejidos similares a los tradicionales, pudiendo experimentar con nuevas texturas a la hora fabricar prendas de ropa, asientos de coche o accesorios de moda.

 

Fibras artificiales de origen natural o sintético, el ECO TPU

Gran parte de las firmas de ropa vegana usan el poliuretano como materia prima, un polímero sintético derivado del petróleo.

Por otra parte existe el poliuretano termoplástico ecológico o ECO TPU. El cual es un poco más sostenible porque se forma a partir de un 60% de materiales de origen vegetal (como el aceite de ricino, soja o de girasol) y genera menos emisiones químicas.

Usar prendas fabricadas a partir de algodón orgánico, cáñamo o bambú; también pueden ser una opción más verde.

 

Empresas que usan los champiñones como materia prima 

  • Philip Ross es el fundador de Mycoworks, la empresa que ha desarrollado cuero hecho a base de champiñones. Ha creado un cuero sostenible y orgánico (y también plástico e espuma biodegradable) a partir de los micelios o raíces de las setas y hongos.
  • Por otra parte, la italiana Grado Zero Espace ha conseguido crear un cuero vegetal llamado Muskin y fabricado a partir de las laminillas de los champiñones que contienen las esporas. El resultado final que ha obtenido es un material muy similar al cuero, muy resistente y cuya fabricación también ha sido llevada a cabo libre de químicos y de otras toxinas.

 

La historia de Piñatex. La marca que usa la piña como recurso.

 

La empresa Piñatex ha creado un cuero vegetal puntero. El cual ha sido fabricado solamente a partir de los residuos de las fibras de las hojas de piña que se generan durante el proceso de recogida de la cosecha de esta fruta.

Actualmente esta marca está siendo investigada y desarrollada en el Reino Unido y en España. Este material de fibra de piña ofrece una alternativa ecológica, sostenible y real al cuero animal.

La idea de producir cuero a partir de un material tan diferente surgió de su fundadora Carmen Hijosa, quien había trabajado anteriormente para una industria que vendía artículos de cuero en Filipinas. Ella se dio cuenta de que el cuero se estaba volviendo más escaso, más caro, que su procesamiento implicaba producir una enorme cantidad de contaminación y que era necesario encontrar una alternativa más ética y responsable con la naturaleza.

Cuando contactó con la población autóctona de Filipinas, se percató del material con el que algunas de las prendas de vestir tradicionales de allí habían sido bordadas: fibras de las hojas de piña.

El método de fabricación de Piñatex

 

 

Para conseguir fabricar este cuero vegetal, las fibras de los residuos de la piña se cortan en capas y se procesan como si fueran un tejido con diferentes grosores que a su vez pueden procesarse de diferente manera para crear texturas similares al cuero.  Aproximadamente se necesitarían hojas de 16 piñas para producir un metro cuadrado de tela.

Piñatex además de producir un cuero vegetal más barato que el cuero tradicional, también es más sostenible y ecológico porque es un subproducto de la cosecha de la piña. Se hace a partir de hojas de piña normalmente cosechadas que se pudren en el suelo y no requiere terreno adicional de cultivo, ni agua ni fertilizantes. A su vez, un subproducto del procesamiento de Pinatex es una biomasa que se puede convertir en fertilizante para las plantaciones o usarse como biogás..

Es un material ético, sostenible y socialmente responsable, porque permite a los agricultores vender un subproducto de la piña que de otra forma se perdería.

En su fase de crecimiento se le puede agregar otros materiales según la finalidad que se le vaya a dar. Tiene el aspecto, la textura, la fuerza y la resistencia del cuero convencional, no produce un impacto negativo en el medioambiente y además absorbe parte del dióxido de carbono. También es antibacteriano, ligero, resistente al agua y transpirable ya que hecho de fibras naturales; y 100% biodegradable.

Puede ser teñido, estampado y tratado para darle texturas y acabados diferentes.

Hasta ahora el material producido por Piñatex ha despertado el interés de distintos diseñadores y marcas de moda que ya lo han usado para fabricar bolsos o zapatos. Y también ha generado interés en los mercados de accesorios y tapicería.

Debido a sus propiedades antibacterianas, está investigándose para ser desarrollado como material de usos médicos tales como vendajes o como aislamientos de edificios.

En lo referente al coste de este material, Piñatex fue lanzando en el mercado de Londres con un precio competitivo de 18€, mientras que el cuero es vendido a un precio comprendido entre los 20€ y 30€.

Otra ventaja de este tipo de tejidos reside en que produce un 5% de residuos frente al 25% procedente del cuero, y por supuesto no olvidarnos que puede ayudar a mejorar los datos de reciclaje.

2 Comments
  • Jessica Andrade
    Posted at 01:21h, 07 noviembre Responder

    Donde podría adquirir este material, lo puedo encontrar en México?

    Me interesa mucho para la producción de bolsos y accesorios para caballeros

    Jessica Andrade

  • Ana Valadez
    Posted at 20:17h, 05 mayo Responder

    Hola, este producto lo puedo encontrar el México, soy productora de artículos artesanales, me interesa sacar artículos con piel y me interesa su producto