Microplásticos descubiertos en sangre humana: ¿deberíamos preocuparnos?

Se han encontrado microplásticos en la sangre humana por primera vez, lo que aumenta las preocupaciones sobre su impacto en la salud humana.

Las partículas microscópicas, algunas tan pequeñas como 0,0007 mm, que es aproximadamente una vigésima parte del ancho de un cabello humano, se descubrieron en el 77 por ciento de los donantes de sangre adultos sanos analizados en el nuevo estudio en los Países Bajos en 2021.

Si bien aún se desconoce el impacto de los microplásticos en el cuerpo humano, estos hallazgos destacan una vez más cómo el material basado en combustibles fósiles está invadiendo todas las áreas de la vida humana.

Ya se han descubierto microplásticos en heces humanas, bebés e incluso en fetos por nacer – y los científicos temen que las nanopartículas puedan usar el torrente sanguíneo para llegar a nuestros órganos.

“La sangre como componente representa el 6-7 por ciento del peso corporal en humanos. Irriga los órganos del cuerpo y es la vía de transporte de oxígeno, nutrientes y, potencialmente, también partículas de plástico alrededor del cuerpo hacia otros tejidos y órganos”, dice el estudio.

¿Qué plásticos descubrieron los investigadores?

Canva

Casi el 80 por ciento de los 22 donantes de sangre anonimizados en el estudio, publicado en la revista ambiental internacional, se encontró que tenían partículas de plástico cuantificables en la sangre. El PET (tereftalato de polietileno), que se utiliza para hacer botellas de bebidas, se ubicó en el 50 por ciento de los donantes, mientras que poliestireno – utilizado para el embalaje se descubrió en el 36 por ciento.

La tercera partícula más común fue el polietileno, comúnmente utilizado para hacer bolsas de compras de plástico, que se encontró en el 23 por ciento de los participantes.

Si bien actualmente no hay suficientes datos sobre los microplásticos en el cuerpo humano para crear una evaluación de riesgos para la salud humana (HRA), la investigación destaca que «es científicamente plausible que las partículas de plástico puedan transportarse a los órganos a través del torrente sanguíneo».

El estudio agrega: «Se ha demostrado que la placenta humana es permeable a las perlas de poliestireno de 50, 80 y 240 nm y probablemente también al polipropileno de tamaño micro».

¿Cómo se aseguraron los científicos de que la sangre no estuviera contaminada?

La mayoría de los micro y nanoplásticos son invisibles a simple vista, por lo que era vital asegurarse de que las donaciones de sangre no se infectaran con partículas durante el estudio.

Los investigadores utilizaron protocolos rigurosos para prevenir la contaminación de otras fuentes de plástico.

Usaron una venopunción, un método de recolección de sangre que usa un vial hermético con un sello de goma, para tomar las muestras y, lo que es más importante, pudieron evitar «cualquier contacto con tubos o depósitos de plástico».

Estas medidas aseguraron que solo se midió el plástico que se encuentra en el torrente sanguíneo de los participantes.

¿Cómo entra el plástico en el cuerpo?

Ahora se han descubierto microplásticos en todas las áreas del planeta, desde criaturas marinas que se alimentan en el fondo hasta selvas tropicales y cimas de montañas. Las diminutas partículas pueden ingresar al cuerpo humano de muchas maneras, pero la mayoría probablemente ingrese por ingestión o inhalación.

Las diminutas partículas pueden ingresar al cuerpo humano de muchas maneras, pero la mayoría probablemente ingrese por ingestión o inhalación.

Los plásticos también se pueden encontrar en productos de cuidado personal, incluso en pasta de dientes, brillo de labios, partículas de tinta para tatuajes y polímeros dentales.

Si bien el «tiempo de residencia» de las partículas de plástico en el torrente sanguíneo sigue siendo desconocido en la actualidad, a los científicos les preocupa que las partículas puedan ser transportadas por células inmunitarias en la sangre, lo que podría afectar la regulación inmunitaria dentro del cuerpo humano.

Se necesita más investigación para determinar si este es un riesgo inminente para la raza humana.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad