¿Cómo serán los envases en el futuro?

Ecoembes destinará, hasta el año 2020, 10 millones de dólares en el laboratorio TheCircularLab de Logroño. Todo con un propósito: que la sociedad en la que vivimos sea más sostenible, responsable y circular. Pero, ¿cómo van a conseguirlo?.

Este centro de innovación experimentará de forma real con “las fases de vida del envase”, promoviendo líneas de investigación sobre soluciones colaborativas que faciliten tanto el reciclaje a los ciudadanos como la gestión inteligente de los envases.

La Rioja ha sido la Comunidad Autónoma escogida para llevar a cabo el despegue de este proyecto. Las causas son el elevado nivel de interacción de los ciudadanos en el proceso de reciclaje y el potente sistema de innovación que podemos encontrar tanto en sus universidades como en sus centros tecnológicos.

El objetivo de Ecoembes es impulsar el diseño ecológico en la región riojana. El proceso se llevará a cabo estudiando los sistemas de envasado y las metodologías de ecodiseño de prototipos de los envases.

 

Conseguir mejoras en el reciclaje de los envases

 

El centro pretende convertirse en un referente impulsor de la economía circular. Para conseguirlo, trabajará en 14 proyectos que ya está desarrollando en cuatro áreas de investigación.

 

  • Una de ellas está centrada en el desarrollo de los envases del futuro. Ámbito en el que el ecodiseño es vital para promover la sostenibilidad y disminuir la huella medioambiental. Concretamente, TheCircularLab está trabajando para mejorar el proceso de reciclaje de los envases multicapas que han sido fabricados con materiales diferentes.

 

Este tipo de envases actualmente son muy difíciles de reciclar, su proceso de separación es costoso y parte de ellos no se recuperan. Un ejemplo lo podemos encontrar en las cajas de pizzas, las cuales se fabrican con tres capas diferentes que eran imposibles de separar hasta que TheCircularLab, junto con la Fundación Plasticsense, idearon una metodología para reciclarlas.

También el laboratorio de Ecoembes está buscando nuevas aplicaciones para materiales como el film reciclado. En este caso, se pretende que el espumado que se obtiene de balas de film sea usado como aislante para la construcción.

 

  • Otra área busca desarrollar herramientas digitales (como aplicaciones móviles) que ayuden a los ciudadanos a resolver sus dudas para facilitarles la separación en el hogar y conseguir posteriormente llevar a cabo el depósito de residuos en el contenedor adecuado. Por otra parte y con ayuda del Big Data, se diseñarán campañas de educación ambiental para aumentar el compromiso de la ciudadanía con la naturaleza.

 

  • La tercera área ha creado la plataforma “SmartWaste”, una herramienta que mejorará la eficiencia y calidad de los servicios municipales de gestión de residuos urbanos e investigará en tecnología aplicada a los procesos de recogida, selección y reciclado de envases. Se desarrollarán contenedores inteligentes, se buscarán nuevos vehículos de recogida más respetuosos con el entorno y se incorporarán sistemas de robótica para tratar los residuos.

 

  • Por otra parte, TheCircularLab ha lanzado un programa de incubación junto con la Agencia de Desarrollo Económico  de la Rioja y Emprenderioja. El cual estará destinado a acelerar ideas de negocio de emprendedores y de startups relacionadas con el ecodiselo, el reciclaje y la gestión de residuos.

 

Algunos de sus proyectos

 

También el observatorio del envase del futuro creará un espacio que permitirá gestionar en tiempo real información de los envases, para evaluar patentes, jerarquizarlas y crear mapas tecnológicos de las tendencias del mercado en esta materia.

Por otro lado, Planta 4.0 es un proyecto que se está llevando a cabo para diseñar la planta de selección del futuro. Servirá para evaluar el comportamiento de los envases durante su ciclo de vida y dará recomendaciones para optimizar los recursos. También buscará nuevos materiales sostenibles y, a través del primer Observatorio del Envase del Futuro, identificará y aplicará novedades dentro de este ámbito.

Según el consejero delegado de Ecoembes, “el 80% del impacto de los envases se decide durante su fase de diseño”. Por esa razón están impulsando proyectos como EcoImpact, para desarrollar herramientas que estandaricen, clasifiquen y cuantifiquen la sostenibilidad de un envase y así poder tomar decisiones sobre los envases desde el proceso de fabricación.

No Comments