Las últimas 10 vaquitas no están «condenadas» a la extinción, dicen los científicos

La difícil situación de las vaquitas solo ha empeorado en los últimos años, pero los científicos tienen noticias relativamente buenas sobre la pequeña marsopa.

A pesar de que solo quedan alrededor de 10 individuos en México, un equipo de biólogos descubrió que la especie se mantiene saludable y puede sobrevivir, siempre que se detenga la pesca ilegal en sus aguas.

Las vaquitas, que pertenecen a la familia de cetáceos de delfines y ballenas, son los mamíferos marinos más raros del mundo. Con grandes círculos oscuros alrededor de los ojos y manchas oscuras en los labios que se asemejan a sonrisas, han sido durante mucho tiempo un ejemplo de los grupos conservacionistas.

Pero a pesar de su apariencia entrañable para los humanos, existe una triste probabilidad de que desaparezcan durante nuestra vida a menos que se tomen medidas rápidas.

«Curiosamente, descubrimos que la vaquita no está condenada por factores genéticos, como mutaciones dañinas, que tienden a afectar a muchas otras especies cuyo acervo genético se ha reducido a un punto similar», dice Christopher Kyriazis, estudiante de doctorado en ecología y biología evolutiva y un codirector de la nueva investigación publicada en la revista Ciencia.

«La pesca ilegal sigue siendo su mayor amenaza».

¿Qué son las vaquitas?

AFP FOTO/WWF/ OMAR VIDAL

Fueron descubiertos recién en 1958, por lo que no hemos tenido mucho tiempo para conocerlos bien. ‘Vaquita’ es español para «vaca pequeña», un nombre apropiado en cuanto al tamaño, ya que miden alrededor de cuatro a cinco pies, más pequeñas que la bañera promedio.

Los pescadores locales le dieron a las vaquitas este nombre pintoresco y se popularizó, pero su nombre científico es en realidad ‘Phocoena sinus’. La primera parte del nombre en latín significa marsopa (literalmente «pez cerdo») y ‘sinus’ significa cavidad en referencia al Golfo de California.

Esta estrecha franja de mar, parte del Océano Pacífico que fluye entre México continental y la península de Baja California, es el único lugar donde viven las marsopas. Con su número cayendo drásticamente en los últimos años, las vaquitas ahora están limitadas a la esquina noroeste del golfo.

Como la especie no migra -y las hembras dan a luz sólo una cría cada dos años (después de un período de gestación de 11 meses)- los supervivientes cetáceos están en necesidad urgente de protección.

Las vaquitas están desapareciendo del “acuario del mundo”

Rebecca Blackwell/AP

El Golfo de California, también conocido como el Mar de Cortés, alberga una extraordinaria diversidad de vida marina. Tanto es así que fue apodado “el acuario del mundo” por el buzo francés Jacques Cousteau en 1940 (el sombrero rojo que inspiró la película de Wes Anderson The Life Aquatic).

Desde entonces, sus abundantes habitantes se han visto amenazados por la pesca industrial y excesiva, la contaminación, la escorrentía de pesticidas y más.

Lo más preocupante para las vaquitas son las redes ilegales que usan los pescadores para atrapar otra especie protegida: la totoaba. Estos peces tienen un tamaño similar, y el interés extranjero en su ‘vejiga natatoria’ ha impulsado la demanda por ellos.

Llamadas «cocaína del mar», las vejigas natatorias secas de 10 años pueden venderse por más de 71.000 euros el kilo en China, donde son muy apreciadas por sus «propiedades medicinales» no probadas.

Los pescadores de San Felipe, un pueblo costero en la península, ganan solo una fracción de esto. Pero los impulsores económicos los empujan a usar redes de enmalle, cortinas de malla grande que atrapan a las vaquitas y a la totoaba.

Las vaquitas ‘no están condenadas’ por su genética

Si se eliminara esta amenaza humana, el pequeño acervo genético de las vaquitas no les impediría multiplicarse.

Los investigadores analizaron los genomas de 20 vaquitas diferentes que vivieron entre 1985 y 2017 para predecir el riesgo de extinción de la especie en los próximos 50 años. Incluso con la endogamia, concluyeron que las vaquitas tienen una probabilidad muy alta de recuperación, siempre que la pesca con redes de enmalle termine de inmediato.

De hecho, de 12 especies de mamíferos marinos examinadas genéticamente, los científicos encontraron que las vaquitas tenían el menor número de mutaciones potencialmente dañinas.

Son esencialmente el equivalente marino de una especie isleña.

Jacqueline Robinson Becaria postdoctoral, UCSF

Ayuda que siempre hayan sido una población pequeña en un hábitat muy pequeño. «Son esencialmente el equivalente marino de una especie isleña», explica la coautora principal Jacqueline Robinson, becaria postdoctoral en la Universidad de California, San Francisco.

Las vaquitas han sobrevivido durante decenas de miles de años con una baja diversidad genética. Y, felizmente, los investigadores informan que los mamíferos sobrevivientes se están reproduciendo activamente y parecen saludables.

¿Por qué ya no están protegidos en México?

Marco Ugarte/Foto AP

para proteger el en peligro crítico marsopa, el gobierno mexicano estableció una zona de ‘tolerancia cero’ en la parte superior del Golfo de California en 2017, e incluso la amplió en septiembre de 2020.

Pero solo 10 meses después otorgó a los pescadores acceso abierto al refugio. Aunque la pesca con redes de enmalle sigue técnicamente prohibida, es probable que aumente sin una aplicación adecuada.

Es este desarrollo el que los conservacionistas creen que sellará el destino del adorable mamífero. La consultora marina Kate O’Connell del Animal Welfare Institute con sede en EE. UU. le dijo anteriormente a Mongabay que teme que esto sea «la sentencia de muerte para la vaquita», que «están siendo mal administradas hasta la muerte».

La relajación del control sobre los pescadores parece un llamado a la popularidad y los votos. Pero los expertos también señalan que no se han abordado las redes subyacentes de tráfico y crimen organizado que impulsan la pesca ilegal.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Museo de la Ballena (@museodelaballena)

Los miembros preocupados de la comunidad y las ONG aún no han dado esperanzas. La ONG mexicana Museo de la Ballena es uno de varios grupos que ha estado retirando las redes de enmalle de la antigua área protegida. También está trabajando con los lugareños y patrocinando alternativas a la pesca, como el cultivo de ostras.

La pérdida de vaquitas sería una gran tragedia, dice Robert Wayne, profesor de ecología y biología evolutiva en UCLA y autor principal del nuevo estudio genético.

La pérdida sería una gran tragedia, dice Robert Wayne, profesor de ecología y biología evolutiva en la UCLA y autor principal del nuevo estudio genético.

Las vaquitas representan «un linaje evolutivo único», dice. «No hay especies similares en ninguna parte del mundo, y su pérdida le robaría al ecosistema un depredador importante adaptado a este ecosistema único».

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad