La Gran Muralla Verde de África: ¿Es esta la próxima maravilla del mundo?

El desierto del Sahara en África está creciendo.

En 2018 fue encontrado que el Sahara, el desierto más grande del mundo después de la Antártida y el Ártico, había aumentado de tamaño en un 10% durante el último siglo. Esta expansión se debe a una combinación de cambios climáticos provocados por el hombre y ciclos climáticos naturales, y la mayor parte del cambio ocurre a lo largo de los bordes norte y sur del desierto.

La desertificación es un problema importante en todo el mundo, sobre todo en la región del Sahel (que se extiende desde el cinturón sur del Sahara hasta la sabana sudanesa), donde residen algunas de las comunidades más pobres del mundo. A pesar de que el Norte Global es el contribuyente más significativo a las emisiones de gases de efecto invernadero y al calentamiento global, son personas como las que viven en el Sahel las que están pagando el precio.

La comunidad del Sahel está en la primera línea de la crisis climática, lidiando con sequías persistentes, hambrunas y recursos naturales que se agotan rápidamente de manera continua. Como resultado, millones de personas en toda la región, desde Senegal hasta Djibouti, deben manejar las graves repercusiones de la emergencia climática sin mucha ayuda.

Aquí es donde entra en juego la Gran Muralla Verde, un proyecto que podría salvar a toda una región del colapso ecológico.

Fondo para el medio ambiente mundial

¿Qué es la Gran Muralla Verde?

Una iniciativa totalmente liderada por África, la Gran Muralla Verde es un proyecto ambicioso que busca hacer crecer una maravilla natural de 8,000 km en todo el ancho de África. Desde 2007, se han plantado millones de árboles en el borde sur del desierto del Sahara, y quedan millones más.

Inicialmente se pretendía que fuera solo una línea de árboles, que se extendía de este a oeste, para ayudar a abordar la expansión del Sahara hacia el sur. Sin embargo, el proyecto, financiado por la Unión Africana, se convirtió rápidamente en un tapiz de diferentes intervenciones ambientales, utilizando una variedad de herramientas ecológicas para construir un cinturón de vegetación en todo el continente.

Aunque los árboles siguen siendo el enfoque principal, se están utilizando otros métodos para ayudar a restaurar la tierra, basados ​​en las necesidades biogeográficas específicas de un área individual.

La gran muralla verde

El proyecto ha recibido elogios de todo el mundo, incluido el presidente irlandés, Michael Higgins, quien dijo que la Gran Muralla Verde “representa el mejor tipo de cooperación internacional que se requerirá en este siglo”.

Para cuando el muro esté completo, será la estructura viviente más grande de la Tierra, el triple del tamaño de la Gran Barrera de Coral.

¿Ya está terminada la pared?

Actualmente, la Gran Muralla Verde está completa en un 15%, pero el éxito del proyecto ha sido mucho mayor de lo esperado inicialmente. La tierra degradada se está restaurando a un ritmo sin precedentes, lo que significa una mayor seguridad alimentaria para las comunidades cercanas.

Nigeria, Senegal, Burkina Faso y Etiopía han experimentado hasta ahora los avances más significativos en la región del Sahel. En Burkina Faso se han plantado más de 17 millones de árboles, lo que equivale a un área de aproximadamente 31.000 acres. Nigeria ha visto restauradas más de 12 millones de acres de tierra degradada, mientras que Senegal y Etiopía han tenido niveles similares de éxito.

Al combatir la desertificación en el área, las regiones han comenzado a ver un aumento de las precipitaciones, así como espacios agrícolas más resilientes y fértiles.

Pero el impacto ecológico no es el único enfoque de este proyecto, ya que el esquema también busca empoderar y desarrollar las comunidades circundantes.

Ver esta publicación en Instagram

El #GreatGreenWall es mucho más que una línea de árboles a lo largo del Sahel. ¡Es un movimiento floreciente que devuelve la vida a las tierras degradadas y crea nuevas oportunidades en las zonas rurales!

Una publicación compartida por Gran Muralla Verde (@greatgreenwallafrica) el 25 de noviembre de 2019 a las 2:00 am PST

¿A quién ayuda el proyecto?

“La Gran Muralla Verde tiene que ver con el desarrollo; se trata de un desarrollo sostenible y adaptado al clima, a todos los niveles ”, explica Elvis Paul Tangam, comisionado de la Unión Africana para el proyecto.

“Cada uno de los 30 países desarrolló planes de acción nacionales, ese es el mayor logro, porque ahora lo poseen. Se trata de apropiación, y ese ha sido el fracaso de la ayuda al desarrollo, porque la gente nunca se identificó con ella. Pero esta vez se identifican. Esto es lo nuestro «.

Dado que las comunidades de la región del Sahel se emplean para construir y luego mantener el muro, se pretende que el proyecto tenga beneficios duraderos tanto para las personas como para el planeta. Se prevé que la población en todo el Sahel se duplique para el año 2039, lo que significa que un proyecto que aborde los problemas ambientales de la zona, al mismo tiempo que brinda oportunidades de empleo, es más vital ahora que nunca.

La gran muralla verde

“La Gran Muralla Verde promete ser un verdadero cambio de juego, proporcionando un futuro mejor para la juventud rural en África y una oportunidad para revitalizar comunidades enteras”, dice Monique Barbut de la Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Desertificación.

“Puede unir a los jóvenes en torno a una ambición épica común: ‘Hacer crecer una maravilla mundial del siglo XXI’, más allá de las fronteras y de África”.

Tiene sentido económico

La Gran Muralla Verde tiene como objetivo compensar y revertir la pérdida mediante la plantación masiva de árboles y pastos nativos. Pero a partir de 2021, este ambicioso objetivo está muy lejos de lograrse, en parte debido a la falta de recursos financieros.

Sin embargo, esto podría cambiar en el futuro. A principios de este año, varios países donantes prometieron casi $ 15 mil millones (€ 13,2 mil millones) al proyecto en la Cumbre One Planet para la Biodiversidad.

«Para utilizar estos fondos de manera eficiente, ahora tenemos que preguntarnos dónde y para qué medidas deberían usarse de manera más sensata», enfatiza el Dr. Alisher Mirzabaev del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (ZEF) en el Universidad de Bonn, Alemania.

El economista agrícola ha dirigido un estudio que da una respuesta. Los investigadores dividieron la región del Sahel en 40 millones de parcelas de 25 hectáreas cada una. Para cada uno de estos, luego analizaron qué medidas de restauración de tierras serían posibles y cuánto costarían. Compararon este cálculo con los beneficios económicos que podrían lograrse.

“Estas son las cosas que producen los ecosistemas: alimentos y agua potable, materias primas como la madera o las plantas medicinales”, explica Mirzabaev, señalando los beneficios.

También hay otros efectos, como un clima más suave y menos erosión eólica, lo que a su vez aumenta el rendimiento de los cultivos de los agricultores. Ellos también pueden tener una etiqueta de precio adjunta hoy.

Los resultados muestran que la construcción de la Gran Muralla Verde es rentable tanto desde el punto de vista medioambiental como económico.

Después de décadas de programas de ayuda internacional luchando por resultar en cualquier cambio significativo en toda la región del Sahel, quizás el éxito de la Gran Muralla Verde pueda utilizarse como modelo para futuros proyectos de desarrollo ecológico en todo el mundo.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad