jovenes frente al cambio climatico

Los jóvenes frente al cambio climático en Europa

Los jóvenes europeos tienen claro el orden de sus prioridades: primero, proteger el medio ambiente y combatir el cambio climático; segundo, mejorar la educación;  y tercero, paliar la desigualdad social.

Para la Unión Europea es muy importante la visión de los jóvenes y su nueva estrategia juvenil para 2019-2027 lo pone de manifiesto. Ésta se basa en tres principales áreas de acción:

  • Fomentar la participación juvenil en el ámbito democrático,
  • Reunir a los jóvenes de toda la UE con el fin de fomentar la movilidad para darles la oportunidad de conocer nuevas culturas (permitiéndoles tener una visión internacional con el fin de crear mentes más abiertas que conozcan la situación de otros jóvenes en el contexto europeo y se involucren más en problemas sociales), y por último,
  • Fomentar el empoderamiento de los jóvenes.

¿Cómo se enfrentan los jóvenes al reto del cambio climático en Europa?

El 67% de los jóvenes europeos —encuestados en el Eurobarómetro de 2019— señaló que lo más importante ahora es proteger el medio ambiente y luchar contra el cambio climático. De hecho, en 18 de los países encuestados, la juventud sitúa la necesidad de combatir este problema global como primer punto fundamental para la UE.

En España, el porcentaje de jóvenes que adujo que el cambio climático debía ser la primera prioridad de la UE fue el mismo que el de la media europea (67%). Por otro lado, los jóvenes de países como Holanda o Reino Unido consideraron que este tema tiene el mismo nivel de relevancia que mejorar las políticas en educación y prácticas curriculares.

En países como Dinamarca, Francia, Alemania y Luxemburgo el porcentaje fue todavía mayor: más del 80% de los jóvenes respondió que enfrentarse al cambio climático es la primera de sus prioridades. Por el contrario, en países del este como Lituania, Rumania o Croacia sólo el 45% de los encuestados puso este asunto en el primer lugar de su lista.

Un dato curioso es la disparidad por género: el 71% de las mujeres encuestadas son más propensas a mencionar la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, frente a un 63% de hombres.

Si atendemos a otros factores socio-demográficos, los más mayores muestran más su preocupación sobre el empleo que los más jóvenes, quienes tienen entre sus prioridades fomentar la movilidad en la unión europea para acercar culturas, así como la batalla contra el cambio climático y la erradicación de la pobreza.

Los que siguen estudiando mencionan sobre todo los temas referentes al medio ambiente y calentamiento global, mientras que los que ya acabaron sus estudios se preocupan más por mejorar la educación y las prácticas, o la promoción de los derechos humanos, la democracia y los valores europeos.

Según se desprende del eurobarómetro, la clave para casi todos los jóvenes está en la educación, y más del 41% advierte de que en los colegios no se fomenta la sensibilización con el medio ambiente pues hay un vacío en los sistemas educativos en lo que respecta a la educación medioambiental. Y no sólo en lo que respecta al medio ambiente: en ocho de los países analizados la juventud alegó que en los colegios tampoco se enseña lo suficiente sobre pensamiento crítico, comunicación y democracia, mientras que en países como Alemania o Luxemburgo es igualmente mencionada la falta de enseñanza en materias como el emprendimiento, competencias financieras o el cambio climático.

A cada uno de los participantes en la encuesta se le dio una lista de acciones para mejorar esta problemática y al menos un cuarto de ellos decidió que es fundamental conectar las universidades de los diferentes estados miembros, mientras que también hablaron de la necesidad de crear proyectos o actividades que involucren a los jóvenes. También, un cuarto de los encuestados recalcó la necesidad de incrementar la participación de los jóvenes en programas europeos que les pongan en contacto con los políticos de los diferentes estados miembros para formar parte de la toma de decisiones.

En resumen, el conjunto de los jóvenes europeos piensa que construir una Europa más fuerte y unida pasa por hacer un cambio en las políticas sociales y medioambientales de los estados miembros, los cuales, a su juicio, deben tomar un nuevo rumbo educacional y empezar a considerar la importancia de los jóvenes en la toma de decisiones. Cada vez serán más frecuentes por lo tanto los movimientos estudiantiles y huelgas escolares con respecto a este tema que tanto preocupa a los jóvenes.

No Comments