impacto ambiental del acero

Impacto ambiental del acero. Circularidad de acero

El término acero sirve para designar una mezcla de hierro con una cantidad de carbono variable. Por esta razón, existen distintos tipos de acero para diferentes finalidades constructivas. Los mayores productores mundiales son China, Japón, India y los Estados Unidos. Desde la industria del acero se proclama que es el material más importante, reciclable y sostenible del siglo XXI.  Documentos como Steel in the Circular Economy demuestran que la industria mundial se toma muy en serio esta cuestión, especialmente dentro del concepto de la circularidad y del análisis del ciclo de vida. Este informe ha sido publicado por la World Steel Association que representa a 160 productores incluyendo a nueve de las compañías de acero más grandes del mundo.

La producción de acero no ha parado de crecer desde mediados del siglo XX. La industria tiene monitorizados algunos parámetros relevantes para la sostenibilidad, como las emisiones de gases de efectos invernadero, la intensidad energética de la producción. Pero más allá de esta conciencia real, cabe preguntarse hasta qué punto la industria del acero participa de la circularidad en este momento y en qué modo lo hace. Un observador externo como la Fundación Ellen MacArthur se ha pronunciado sobre este tema, que es de gran relevancia dado el peso de este material en la economía mundial.

Producir una tonelada de acero genera 600 kg de otros materiales

Bajo el epígrafe Unlocking the circular potential of the Steel Industry, la Fundación Ellen MacArthur aporta en su web algunos datos interesantes. Para empezar, señala que el acero no presenta una degradación significativa de la calidad después de su primer uso. Por tanto, cuenta con un gran potencial de reutilización y ello, según la fundación, significa que el concepto de “acero residual” en realidad no existe: el acero usado siempre se puede recuperar, si bien con un requerimiento de energía significativo.

A medida que los países se desarrollan y las ciudades crecen, el stock total de acero todavía necesita expandirse y esto implica que la producción de acero nuevo a partir del mineral de hierro seguirá siendo importante durante algún tiempo. Por ello, la industria del acero tiene ante sí la oportunidad de explorar numerosas opciones de circularidad de cara al futuro.

Producir una tonelada de acero genera 600 kg de otros materiales, incluidos carbono, escoria, polvo, lodo, calor y gases. Una vía para para capturar valor en el proceso de producción y reducir la extracción de nuevas materias primas es optimizar la administración y el uso de subproductos. Según la Fundación Ellen MacArthur, la industria del acero ha realizado grandes progresos en este campo para establecer prácticas de administración y uso de subproductos, pero todavía hay muchas posibilidades de mejora.

ArcelorMittal es un ejemplo de producción de acero sostenible

La Fundación señala como un ejemplo paradigmático las iniciativas puestas en marcha por la filial brasileña de ArcelorMittal. ArcelorMittal Tubarão, una planta dedicada a la producción de acero plano, ha investigado a fondo las oportunidades que ofrecen los subproductos. Esto incluye una mejor gestión de los flujos de materiales a lo largo del proceso de fabricación de acero, junto con la identificación de las industrias locales para vender los subproductos restantes. Como resultado, ArcelorMittal Brasil ahora puede vender y reutilizar alrededor del 90% de lo que anteriormente se clasificaba como residuo.

De cara al futuro, el equipo de I + D de ArcelorMittal explorará el potencial para mantener los materiales actuales en un nivel máximo de utilidad y valor a través de la reutilización en el proceso de fabricación de acero. Con el objetivo de aprovechar al máximo el potencial de uso en bucle del acero, ArcelorMittal también está explorando asociaciones con la industria del automóvil y de electrodomésticos para intensificar la recuperación de acero al final de su uso.

No Comments