Europa albergará pronto la primera granja de pulpos del mundo

Una empresa en España planea introducir una práctica que nadie ha intentado antes: abrir la primera granja comercial de pulpo del mundo.

Nueva Pescanova ya ha invertido más de 65 millones de euros en un enorme parque que se construirá en el puerto de Las Palmas en las Islas Canarias. La granja podrá producir 3.000 toneladas de pulpo al año y se espera que esté operativa en el verano de 2022.

Pero la noticia de la iniciativa ha sido recibida con horror y fuertes críticas por parte de la comunidad científica y los activistas por el bienestar animal.

‘Shut it down’: ¿Por qué la polémica?

El hecho de que los pulpos son animales increíblemente inteligentes ahora es de conocimiento común.

Múltiples experimentos han demostrado que estos animales curiosos que cambian de forma se involucran en comportamientos bastante complejos, como usar cocos y conchas para esconderse y pelear. Son capaces de aprender rápidamente las tareas establecidas solo con la observación y tienen 500 millones de neuronas, lo que los hace tan inteligentes como los perros o un niño de tres años.

El año pasado, el Reino Unido reconoció a los pulpos como ‘seres sintientes’ después de una revisión independiente de 300 estudios científicos realizada por la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres. La revisión presentó evidencia irrefutable de que los pulpos pueden experimentar tanto dolor como emoción y placer.

Y si las opiniones de los científicos a menudo se ignoran, cuando se trata de pulpos, la cultura pop ha venido al rescate.

En 2010, Paul ‘el pulpo psíquico’ se convirtió en una especie de héroe en Alemania por adivinar correctamente el resultado de los siete partidos de Alemania en la Copa Mundial de la FIFA de ese año. Incluso pronosticó el ganador de la final entre España y Holanda.

El documental ganador de un Oscar de Netflix, My Octopus Teacher, que retrata la conmovedora amistad entre un cineasta y un cefalópodo, también fue una gran publicidad para estos invertebrados.

Aarón Favila/AP

Alta mortalidad, canibalismo y automutilación: por qué criar pulpos es tan malo

Debido a su naturaleza inquisitiva y curiosa, los pulpos sufrirán mucho en cautiverio. También son criaturas solitarias y territoriales, y los expertos temen que quedar atrapados en espacios cerrados con vecinos no deseados los lleve a comerse unos a otros.

Los intentos anteriores de criar pulpos para la cría se han enfrentado a altas tasas de mortalidad entre los animales, así como a casos de agresión, canibalismo y automutilación.

Cuando se le preguntó sobre las condiciones en las que se mantendrán los pulpos dentro de la granja, la empresa española se negó a responder. No tenemos idea del tamaño de los tanques, qué comida comerán y, lo más importante, cómo serán asesinados.

Pero los científicos no tienen ninguna duda de que, independientemente de las prácticas que se adopten, criar pulpos es simplemente cruel.

Actualmente no existe un método humano reconocido para matar pulpos, y las técnicas actuales utilizadas en pulpos salvajes están lejos de ser misericordiosas con estos cefalópodos. Los pulpos sacrificados para el consumo humano a menudo se hierven vivos, se golpean en la cabeza, se asfixian o se congelan en hielo.

¿Seguramente hay una ley para impedir que se abra esta granja?

Bueno, sí y no.

La UE tiene regulaciones estrictas para garantizar el bienestar animal en las granjas de Europa, pero desafortunadamente, estas leyes no cubren a los invertebrados, como los pulpos.

Pero según muchos científicos, los pulpos son, en muchos sentidos, una excepción entre los invertebrados. Son los únicos invertebrados, por ejemplo, que pueden usar herramientas para hacer su vida más fácil.

Debido a esto, algunos países, incluido el Reino Unido, los consideran ‘vertebrados honorarios’ y les otorgan la misma protección otorgada a los vertebrados (por ejemplo, la cirugía durante las pruebas no se puede realizar sin anestesia).

Nunca se han criado pulpos. ¿Por qué empezar ahora?

El pulpo ha sido durante mucho tiempo un manjar ansiado en los países mediterráneos, Asia y México. Pero recientemente la demanda de su carne se ha disparado, ya que los países que tradicionalmente no comían pulpo están desarrollando un gusto por él.

Se estima que cada año se capturan alrededor de 350.000 pulpos en estado salvaje, 10 veces más que en la década de 1950.

La creciente demanda de pulpo está provocando la sobrepesca de este animal, y consecuentemente el aumento de su precio en el mercado mundial. Todo esto está contribuyendo a que la idea de criar pulpos sea cada vez más atractiva.

Pero, ¿acaso la piscicultura no es buena para el planeta?

Lo crea o no, Nueva Pescanova en realidad está buscando una subvención de los fondos Next Generation de la Unión Europea, el paquete de préstamos y subvenciones de la UE que apoya la recuperación de la pandemia y fomenta una economía más verde.

Lo hace al afirmar que criar pulpos reducirá la creciente presión sobre las poblaciones silvestres, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

De acuerdo con el nuevo Directrices estratégicas de acuicultura de la UE (SAG) introducido por la UE el año pasado, Europa está alentando a la piscicultura a poner fin a su dependencia de la harina y el aceite de pescado elaborados a partir de pescado capturado en la naturaleza y a diversificarse con especies más sostenibles.

Y, sin embargo, los científicos argumentan que no habrá ningún beneficio para el medio ambiente de la cría de pulpos, de hecho, todo lo contrario.

En «The Case Against Octopus Farming» publicado en Issues in Science and Technology en 2019, los investigadores argumentan que «criar pulpos es contraproducente desde una perspectiva de sostenibilidad ambiental», ya que los pulpos siguen una dieta carnívora que contendrá harina de pescado.

Según WWF, alrededor de un tercio de la pesca mundial se utiliza para alimentar a otros animales. La cría de pulpos solo profundizaría la crisis que experimentan las poblaciones agotadas.

Con todo lo que sabemos sobre la actual crisis de la biodiversidad, el bienestar animal y el auge de las alternativas veganas y vegetarianas en el mercado alimentario, elegir criar pulpos parece, como dicen los científicos, un «desastre» innecesario.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad