El gran problema de los biocombustibles del que nadie habla

La humanidad está teniendo dificultades para dejar su adicción a los combustibles fósiles.

En las últimas dos décadas más o menos, los esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a menudo han parecido más pequeños pasos y compromisos exiguos en lugar de soluciones radicales impulsadas por muchos científicos.

Uno de estos compromisos, en Europa, era seguir conduciendo nuestros coches, camiones y motos como siempre lo hemos hecho. Pero en lugar de funcionar solo con combustibles fósiles, introdujimos un reemplazo amigable con el clima: biocombustibles basados ​​en cultivos.

Mezclados con diésel y gasolina, los combustibles para cultivos, elaborados a partir de plantas como la colza, los cereales, el trigo, el maíz y la palma aceitera, nos han ayudado a reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles y reducir nuestras emisiones de CO2. O eso creíamos…

Cuentas de transporte de casi una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de Europasiendo el transporte por carretera específicamente responsable del 70 por ciento de todas las emisiones del sector.

A diferencia de otros sectores en Europa, las emisiones del transporte han aumentado en los últimos 30 años.

En parte, argumentan los investigadores, esto podría estar sucediendo porque los biocombustibles de cultivos no son los aliados climáticos que creíamos que eran.

¿Qué hay de malo con los biocombustibles de cultivos?

Los combustibles para cultivos son «soluciones falsas» al acuciante problema de reducir las emisiones de carbono, concluye un nuevo estudio encargado por Acción Ambiental Alemania (DUH).

Al analizar la producción y el consumo de combustibles para cultivos en Alemania, los investigadores descubrieron que inmensas áreas de tierra en todo el mundo se «desperdician» en el cultivo de estos combustibles, a un costo ambiental enorme.

Para satisfacer el apetito masivo de Alemania por estos biocombustibles naturales, se utilizan más de 1,2 millones de hectáreas de tierra, casi cinco veces el tamaño de Luxemburgo, en todo el mundo.

Aunque el estudio se limita a Alemania, los investigadores dicen que sus hallazgos se aplican a toda Europa.

Alemán Umwelthilfe

¿Por qué usar tanta tierra es malo para el medio ambiente?

Piense en lo que podríamos hacer con la tierra si no la estuviéramos usando para cultivar biocombustibles, dicen los investigadores alemanes.

Si esos mismos 1,2 millones de hectáreas de tierra se dedicaran a la regeneración de la vegetación natural, esa tierra podría almacenar 16,4 millones de toneladas de CO2 por año, en promedio.

La cantidad de emisiones ahorradas al mezclar biocombustibles de cultivos con combustibles fósiles, por otro lado, fue de solo 9,2 millones de toneladas de CO2 en 2020, según cifras oficiales.

Pero hay más Según los investigadores detrás del estudio, la agricultura intensiva detrás de la producción de biocombustibles agrícolas daña los ecosistemas y la biodiversidad, causando una pérdida dramática de hábitats y especies.

En Alemania, casi el 70 por ciento de los hábitats están etiquetados como en estado de conservación inadecuado o deficiente, según el último Informe sobre el Estado de la Naturaleza por el Ministerio de Medio Ambiente de Alemania.

¿Deberíamos dejar de usar biocombustibles de cultivos?

La respuesta corta es sí.

La UE reconoció recientemente el daño causado por los monocultivos de cultivos para biocombustibles e introdujo regulaciones para frenar la expansión de las tierras agrícolas para este propósito, pero los investigadores alemanes creen que esto no es suficiente. Lo que se necesita con urgencia, dicen, es eliminar gradualmente los biocombustibles de cultivos.

La tierra que ahora se usa para cultivar los cultivos debería dedicarse a la restauración de la naturaleza, lo que hará que estas mismas áreas se conviertan en sumideros naturales de carbono con el tiempo. Las tierras de cultivo fértiles, por otro lado, deben utilizarse para la producción de alimentos.

Lo que debería y podría hacerse de inmediato, según los investigadores, es también actualizar la Directiva de Energía Renovable de la UE (RED), que actualmente incentiva el uso de cultivos y biocombustibles como un medio para alcanzar los objetivos de energía renovable en el sector del transporte europeo.

Sobre todo, los investigadores, como muchos activistas ambientales, piden soluciones reales: no compromisos, no verdades a medias. A partir de 2030 a más tardar, dicen, no se deberían matricular en la UE coches nuevos con motores de combustión interna. Los motores de combustión nunca serán amigables con el clima, no importa lo que pongas dentro de ellos.

Caminar, andar en bicicleta y el transporte público son el camino a seguir

Esto significaría revolucionar la forma en que estamos acostumbrados a movernos por nuestras ciudades y países.

El vehículo privado debe abandonarse paulatinamente en aras de caminar, andar en bicicleta y usar el transporte público.

Si bien los vehículos que aún circulan por nuestras carreteras deberían funcionar únicamente con energía renovable, por ejemplo, solar y eléctrica.

La generación de electricidad solar para vehículos eléctricos requiere un 97 por ciento menos de tierra que el cultivo de biocombustibles para el mismo kilometraje.

La solución parece clara: adiós biocombustibles agrícolas, hola solar. Pero los viejos hábitos son difíciles de romper.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad