El calor extremo convierte a las personas en votantes ecológicos, según un estudio

Los europeos fueron testigos de algunos de los climas más extremos del continente en 2021. Desde nevadas récord en madrid a incendios forestales históricos en Grecia, muchos países fueron azotados por inundaciones, tormentas e incendios.

Y con más y más personas experimentando climas extremos, los patrones de votación también están cambiando, según un nuevo estudio publicado en Nature Climate Change.

Los investigadores combinaron datos del Eurobarómetro, que realiza encuestas de opinión pública en toda la UE, con datos electorales parlamentarios y cifras climatológicas.

Lo que encontraron fue que las anomalías de alta temperatura y el clima seco tienen un efecto significativo en los patrones de votación a nivel subnacional, aumentando los votos para los partidos verdes.

¿Dónde se ven más afectadas las elecciones de los votantes por el cambio climático?

Canva

Si bien los fenómenos meteorológicos extremos, como la inundación del pueblo alemán de Schuld en julio, han sido noticia, su efecto en los patrones de votación varía significativamente en toda Europa.

El estudio, dirigido por científicos del Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) en el Centro Wittgenstein en Austria, descubrió que la geografía juega un papel importante en el hecho de que las personas voten verde después de patrones climáticos inusuales.

Descubrieron que el efecto climático tiene una mayor influencia en los votantes de las regiones frías y templadas de Europa con clima atlántico, como Francia y Alemania. Mientras que, por el contrario, el efecto fue más débil en regiones con un clima mediterráneo cálido como Grecia e Italia.

«Esto posiblemente se deba al hecho de que el clima mediterráneo ya es cálido y seco en términos absolutos, por lo que las desviaciones adicionales en la temperatura o las precipitaciones pueden tener poco o ningún efecto sobre las preocupaciones ambientales y la votación», explica Roman Hoffman, investigador de Wittgenstein. Center for Demography and Global Human Capital, donde se llevó a cabo la investigación.

Las opciones de votación también parecían estar moderadas por las condiciones económicas. Según el estudio, experimentar el cambio climático de primera mano solo conduce a un aumento en el apoyo público a la acción climática cuando la región tiene una economía fuerte.

Preocupación climática y votantes verdes

Canva

Como ejemplo de este fenómeno, los investigadores examinaron los incendios forestales que arrasaron grandes extensiones de Grecia en el verano de 2021. Descubrieron que, si bien el desastre natural provocó un aumento de la preocupación por el clima, esto no se tradujo en un aumento en los votos a favor. fiestas verdes.

«Creemos que esto se debe a que los incendios forestales son muy destructivos y pueden provocar importantes trastornos económicos», dijo a Sky News la profesora Raya Muttarak, una de las científicas que trabajan en el estudio.

«Como consecuencia, las poblaciones afectadas pueden tender a votar por partidos con una orientación más económica para compensar las pérdidas en lugar de los partidos verdes».

Del mismo modo, las regiones metropolitanas más ricas tenían más probabilidades de votar por los partidos verdes que las de las zonas rurales.

«Investigaciones anteriores han sugerido que los intereses económicos de las personas pueden conducir a un desplazamiento de las preocupaciones por el medio ambiente, si se percibe una compensación entre los dos temas», dice Hoffman.

«A raíz de la crisis financiera mundial de 2007-2008, por ejemplo, se observó una reducción sustancial de las preocupaciones ambientales en todas las regiones europeas».

¿Qué significa esto para los políticos?

Entre 1980 y 2020, los fenómenos meteorológicos extremos y el cambio climático costaron a Europa hasta 520 000 millones de euros en pérdidas económicas, según un informe de la AEMA. Con las crecientes consecuencias económicas de la crisis, los hallazgos son particularmente relevantes para los políticos que buscan implementar medidas en línea con el Acuerdo de París y el Acuerdo Verde de la UE.

La investigación también sugiere que si los partidos verdes quieren aumentar su porcentaje de votos en toda Europa, tendrán que demostrar los beneficios económicos de votar por ellos, así como los beneficios medioambientales.

«Existen diferencias sustanciales en Europa en cuanto a cómo las personas perciben los riesgos del cambio climático y la mitigación climática según las condiciones económicas, pero también la demografía y el clima político en las regiones», dice Hoffman.

«Superar estas importantes brechas es importante para garantizar que todos estén a bordo y que sea posible generar la masa crítica para implementar la mitigación climática y lograr la transformación de sostenibilidad que se necesita con urgencia».

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad