Economía circular en África

La Econonía Circular en África se decide en NEF

El pasado mes de marzo se celebró en Kigali, capital de Ruanda, el encuentro internacional Next Einstein Forum (NEF) 2018. NEF es una plataforma que tiene el objetivo de conectar a actores del mundo de la ciencia, la sociedad y la política en el continente africano. Fue impulsada por primera vez en 2013 por el African Insitute for Mathematical Sciences y por la fundación Robert Bosch Stiftung, este evento analiza y toma medidas sobre el futuro del medioambiente en el continente africano.

África es un continente joven, con importantes procesos de desarrollo económico, una inminente transformación del sistema energético y enormes potenciales para el crecimiento económico. Pero también es el continente de reutilizarlo casi todo, de reaprovechar recursos, donde todavía no ha llegado el “usar y tirar” de las economías más desarrolladas. Por ello, tiene una gran oportunidad de crecer sin imitar modelos caducos y transitar con mayor rapidez hacia la economía circular.

África, pilar de la revolución energética

En esta edición la economía circular tuvo un importante protagonismo ya que se subrayó la importancia capital de este paradigma para cambiar el futuro energético del continente africano. Se puso de relieve que no será posible un desarrollo económico sostenible para África sin poner en marcha grandes infraestructuras de energía renovable. Hoy sólo un 40% de la población del continente tiene acceso a la electricidad. Por tanto, se abre una gran oportunidad de invertir en este terreno en los próximos años. Según manifiesta Wilfrid Lauriano do Rego, vicepresidente de la Iniciativa Terrawat, la energía solar y el uso de biomasa en un esquema de economía circular deberán ser los dos grandes pilares de esta revolución energética.

La energía fotovoltaica está muy bien posicionada para cumplir esta misión. Se ha estimado su potencial en el continente africano en 10 Teravatios (1 Teravatio equivale a un billón de vatios) lo cual sitúa a esta renovable muy por encima de las posibilidades de la hidroeléctrica, la eólica y la geotérmica sumadas, si bien todas las renovables deberían ser consideradas para el futuro desarrollo del continente.

Por ejemplo, la biomasa es aquella materia orgánica de origen vegetal o animal, incluyendo los residuos y desechos orgánicos que, entre otros usos, es susceptible de ser aprovechada energéticamente cerrando ciclos. Hoy esta fuente tiene un papel esencial en las sociedades africanas: un 80% de la energía consumida en este continente proviene de la combustión de la madera. La investigadora Rocío Diaz-Chávez, del Imperial College de Londres, indica que debe mejorarse la manera en la que se utiliza la biomasa en África protegiendo a la población de las partículas finas procedentes de la combustión y estableciendo circuitos de economía circular que fomenten la ocupación como, por ejemplo, la fabricación de granulados de madera a partir de los residuos agrícolas de los eucaliptus.

La economía circular en África es viable

Por su parte, el ministro de Medio Ambiente de Ruanda, Vincent Biruta, subraya el hecho de que la economía circular tiene una fácil penetración en África debido a que, antes que un concepto, es una práctica cotidiana muy arraigada que se manifiesta en la costumbre de alargar la vida útil de los objetos, así como en la importancia de la reutilización, lejos de la cultura del usar y tirar arraigada en los países más desarrollados.

Alianza africana por la economía circular

La economía circular acaba de superar la fase de una mera práctica intuitiva y se ha situado en las agendas políticas del continente. Sin ir más lejos, recientemente Ruanda, Nigeria y Sudáfrica, junto con el Foro Económico Mundial y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, lanzaron la Alianza de Economía Circular de África, con el objetivo de acelerar la adopción de este modelo para el desarrollo sostenible.

La Alianza reunirá periódicamente a líderes del sector público y privado de todo el continente para impulsar una agenda de economía circular durante los próximos años. El ministro de Medio Ambiente de Ruanda, Vincent Biruta, reconoce que tiene muy claro el objetivo panafricanista de la estrategia con estas palabras: “Lanzamos la Alianza para convertir nuestras ideas en acción. Ruanda se complace en trabajar con otros gobiernos, empresas y organizaciones en todo el mundo para acelerar la agenda de la economía circular en África. Invito a otras naciones de todo el continente a unirse a nosotros y aportar su experiencia”.

No Comments