Día Mundial de África: 5 de las campañas climáticas más importantes a seguir

A pesar de haber contribuido menos a la crisis climática, África es el continente más vulnerable al colapso climático.

Siete de los diez países más vulnerables al cambio climático se encuentran en África, y sus impactos amenazan los medios de vida de más de 100 millones de personas que ya viven en la pobreza extrema. Ante la colonización y el saqueo de sus recursos naturales por parte del Norte Global, las emisiones de África siguen siendo las más bajas del mundo.

Hasta el día de hoy, los países occidentales continúan explotando a la gente y los recursos de África a través de la producción tradicional de petróleo y gas, pero también a través de la extracción de metales de tierras raras que se utilizan para impulsar el cambio hacia economías bajas en carbono en el Norte Global. Pero este enfoque neocolonial de la acción climática perpetúa los abusos contra los derechos humanos y exacerba los problemas económicos.

Hasta el día de hoy, los países occidentales continúan explotando a la gente y los recursos de África a través de la producción tradicional de petróleo y gas.

Este Día Mundial de África, estamos amplificando cinco poderosas campañas en todo el continente africano que resisten las industrias extractivas y luchan por los derechos de las comunidades locales e indígenas.

La justicia climática no puede lograrse sin la solidaridad internacional y la lucha contra extracción de petróleo y gas es mundial. Decimos: “ni aquí, ni en ningún lado”.

5. Detener EACOP (Uganda y Tanzania)

El gigante petrolero francés Total y la Corporación Nacional de Petróleo Marino de China (CNOOC) planean construir el oleoducto calentado más largo del mundo a través de Uganda y Tanzania. El Oleoducto de Petróleo Crudo de África Oriental (EACOP) se extendería por 1.445 kilómetros (900 millas) y produciría más que las emisiones combinadas actuales de ambos países. Atravesaría múltiples hábitats diversos que albergan especies en peligro de extinción, incluido el lago Victoria, el lago más grande de África del que dependen 40 millones de personas para el agua potable, la pesca y el turismo.

Otra gran preocupación es que EACOP provocará el desplazamiento de decenas de miles de personas. En Uganda, 7.000 habitantes de 13 aldeas ya han perdido tierras para dar paso a la infraestructura. Están siendo reubicados en las llamadas “aldeas de reasentamiento”, donde viven en condiciones de hacinamiento.

La campaña #StopEACOP ganó atención internacional en COP26, y actualmente está presionando a los bancos y aseguradoras para que abandonen el proyecto. Los líderes mundiales también enfrentan una presión creciente para oponerse al proyecto altamente destructivo, y activistas de todo el mundo están llevando la lucha contra EACOP a los tribunales y las calles.

4. ANEEJ (Nigeria)

Antes de la Asamblea General Anual de Shell en Lagos, la Red Africana para la Justicia Ambiental y Económica (ANEEJ) exigió el fin de la producción de petróleo y gas en Nigeria y que la Iglesia de Inglaterra dejara de financiar la industria.

li an lim

La producción de petróleo y gas en el país tiene un historial de abusos contra los derechos humanos, que surgió en la conciencia internacional después del asesinato de los Ogoni Nine, en cuya ejecución Shell estuvo directamente involucrada. Shell ha estado presente en el delta del Níger desde la década de 1930, contribuyendo “ poco más que pena, lágrimas y sangre” a la zona.

Las operaciones poco éticas de la compañía y la contaminación ambiental que han causado han resultado en pobreza, conflicto, pérdida de medios de subsistencia y pérdida de vidas. Y aún así, Shell disfruta de la impunidad: sus obscenas ganancias se gastan en los mejores abogados, que han permitido a la empresa eludir la responsabilidad, las órdenes judiciales y los gobiernos.

ANEEJ organizó una “AGM del pueblo” frente a la sede de Shell en Lagos esta semana, exigiendo el fin de la destrucción causada en la región del delta del Níger, rica en petróleo, y esto es solo el comienzo.

3. Virunga Libre de Fósiles (RDC)

‍Parque Nacional Virunga, ubicado en el este de la RDC (República Democrática del Congo), es un sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO y un punto crítico de biodiversidad. También es el parque nacional más antiguo de África y el hogar de las últimas poblaciones supervivientes de gorilas de montaña.

El parque está gestionado por la Fundación Virunga, una empresa británica que recibe millones de euros de la UE. Este dinero se usa para emplear guardias armados y producir energía hidroeléctrica que se vende fuera del parque, en lugar de beneficiar a las comunidades locales e indígenas.

Virunga libre de fósiles a través de Curious Earth

La República Democrática del Congo tiene una gran cantidad de recursos sin explotar y el gobierno congoleño se ha aprovechado de esto al aprobar contratos petroleros con multinacionales como Efora y Total para exploración y pruebas sísmicas, a pesar de que esto viola claramente las leyes de conservación de la naturaleza y las convenciones internacionales.

Solo Total tiene un permiso de exploración que cubre el 21,5 por ciento del parque, lo que lo pone en riesgo de deforestación. El río Semliki, del que dependen miles de lugareños, podría contaminarse irreversiblemente si la exploración de petróleo y gas continuara.

La campaña Fossil Free Virunga, apoyada por XR Université de Goma (Universidad de Goma), está instando al gobierno congoleño a cumplir con su responsabilidad como signatario del Acuerdo de París. También han estado utilizando tácticas de desobediencia civil no violentas como sentadas y actuaciones artísticas para educar a los estudiantes y al público en general sobre los peligros de la exploración petrolera en el Parque Nacional Virunga.

Los estudiantes abogan por una gestión tripartita del parque, compartida entre las comunidades locales, el gobierno de la RDC y la Fundación Virunga, lo que garantiza la transparencia sobre la asignación de fondos y cómo se utilizan los créditos de carbono.

2. Justicia Ambiental (Mozambique)

‍Justiça Ambiental (JA!) es el ala mozambiqueña de Amigos de la Tierra, fundada a fines de la década de 1990 por un grupo de amigos preocupados por la trayectoria del desarrollo de Mozambique en el proceso de globalización. Mozambique es uno de los países más pobres del mundo y uno de los más vulnerables al clima debido a su susceptibilidad a múltiples peligros climáticos como ciclones tropicales, inundaciones y sequías severas.

Justiça Ambiental se traduce como “justicia ambiental”, mientras que “ja” significa ahora. El grupo se organiza internacionalmente, defendiendo los derechos humanos y oponiéndose al extractivismo. JA! ha resistido los esfuerzos de deforestación, la construcción de nuevas represas, la exploración petrolera y las actividades contaminantes que ponen en peligro el acceso seguro al agua limpia.

Justicia Ambiental vía Twitter

El año pasado, Amigos de la Tierra (FoE) llevó al gobierno del Reino Unido ante el tribunal superior por sus planes de aprobar 850 millones de libras esterlinas (999 millones de euros) de financiación para un proyecto de gas natural licuado (GNL) en Mozambique, que desplazaría a una serie de de las comunidades y emitir más que las emisiones anuales combinadas de los 27 países de la UE durante su vida útil. El caso se escuchó en diciembre, y FoE argumentó que el proyecto fue juzgado incorrectamente como compatible con el Acuerdo de París.

En la corte, sucedió algo extraordinario: los dos jueces no pudieron ponerse de acuerdo sobre si el proyecto incumplía los compromisos climáticos o no, y dieron permiso a FoE para llevar el caso a la Corte de Apelaciones, que decidirá si los ministros actuaron ilegalmente al aprobar el financiamiento

1. Sosteniendo la costa salvaje (Sudáfrica)

Sustaining the Wild Coast (SWC) es un grupo de base que trabaja para proteger las aldeas costeras del este de Mpondoland, Sudáfrica, sus medios de vida y cultura locales. Los residentes indígenas de Amadiba se resisten a los desarrollos perjudiciales para el medio ambiente, como las minas y la construcción de carreteras, para salvaguardar su forma de vida sostenible y que honra la tierra de los intereses capitalistas y neocoloniales.

El año pasado, el grupo llevó al gigante petrolero Shell a los tribunales por sus planes de realizar pruebas sísmicas en zonas vitales de reproducción de ballenas, lo que habría implicado la explosión de ondas de sonido a través del entorno marino relativamente intacto. SWC argumentó con éxito que Shell no había consultado de manera significativa a las personas que se verían afectadas por el estudio sísmico, y el tribunal bloqueó temporalmente las actividades de Shell que la empresa trató de justificar utilizando una legislación obsoleta.

SWC ahora está instando a la corte a hacer una llamada final para poner fin a los planes de estudios sísmicos de Shell, y el caso se escuchará nuevamente el 30 de mayo.

Este artículo fue publicado originalmente en Detener Cambó por Jessica Kleczka.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datas para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad