aumento de la temperatura de la tierra

Último aviso sobre el cambio climático: hay que actuar ya

El Panel Internacional de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), -el grupo científico de Naciones Unidas especializado en esta materia- ha alertado una vez más sobre las graves consecuencias del calentamiento global si el aumento de temperatura de la Tierra no se mantiene por debajo de 1,5ºC -objetivo marcado en el Acuerdo de París-, y ha resaltado que, para conseguirlo, se necesita actuar de manera inmediata y radical, y así reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático.

Así lo ha establecido este grupo global de especialistas en su nuevo informe, “Calentamiento global de 1,5°C, un informe especial del IPCC sobre los impactos del calentamiento global de 1,5°C por encima de los niveles preindustriales y las vías de emisión de gases de efecto invernadero globales relacionadas, en el contexto del fortalecimiento de la respuesta global a la amenaza del cambio climático, desarrollo sostenible y los esfuerzos por erradicar la pobreza”.

El estudio, elaborado por 91 miembros de la comunidad científica y editores de 40 países, ha tenido en cuenta más de 6.000 referencias científicas y ha contado con la colaboración de miles de personas especializadas provenientes de todo el mundo para ofrecer un pronóstico y un análisis de la situación climática actual.

En este último aviso, lo han dejado muy claro: hay que actuar ya y con medidas drásticas si queremos suavizar los daños del calentamiento global.

Paliar los efectos del cambio climático

Aunque las consecuencias del aumento de la temperatura de 1ºC ya se están notando a través del clima extremo, la subida del nivel del mar y la reducción del hielo del Ártico -entre otros cambios-, el IPCC señala que todavía estamos a tiempo de echar el freno, pero que para ello serán necesarios cambios drásticos y rápidos al modelo productivo, energético y de transporte que tenemos actualmente en los países industrializados.

Sólo limitando el aumento de temperatura a menos de 1,5ºC para 2100 se podrán paliar los daños derivados del mismo, que nos afectarán tanto en el plano social como en el económico y ambiental. De lo contrario, un escenario continuista donde no se apliquen las medidas recomendadas y se mantenga el ritmo actual de emisiones de gases de efecto invernadero, el aumento de temperatura podrá alcanzar los 1,5ºC entre 2030 y 2052 y, por tanto, asumir unas consecuencias mucho más dramáticas para la humanidad.

Diferencias entre llegar a los 1,5 grados respecto a los 2 grados

“La probabilidad de un Océano Ártico libre de hielo marino en verano sería de una vez por siglo con un calentamiento global de 1,5°C, comparado con al menos una vez por década con 2°C”, indica el informe.

Según los expertos, un incremento de temperatura de la tierra de 2ºC de media para 2100 supondrá una subida del nivel del mar de 10 cm más que si se consiguiera limitar el aumento de la temperatura a los 1,5ºC, lo que se traduce en diez millones de personas más expuestas a los riesgos de los impactos asociados este problema, como son las inundaciones, la erosión del terreno, los temporales de mayor intensidad y frecuencia, y los consecuentes desplazamientos forzosos.

La pérdida de biodiversidad será también mucho más catastrófica si se llega a los 2 grados. Los arrecifes de coral de aguas cálidas, de hecho, podrán desaparecer por completo en ese supuesto. Por el contrario, limitando el aumento a los 1,5ºC, los arrecifes de coral podrán seguir existiendo, pero se reducirán entre un 70 y un 90%, señala el IPCC.

Este grupo también calcula que llegar a los 2 grados supondrá que mucha más gente se verá afectada por los efectos climáticos sobre la salud, el abastecimiento de agua, la seguridad alimentaria, los medios de subsistencia, la seguridad y el crecimiento económico.

La solución

Por ello, insisten, es necesario hacer todo lo que está en nuestras manos -transformando radicalmente el modelo energético basado en fósiles en favor de las renovables y cambiando nuestros hábitos de transporte y de consumo- para frenar las emisiones de CO2, reduciéndolas en un 45% para 2030 (respecto a los niveles de 2010) y a cero neto para 2050, para lo que serán imprescindibles las técnicas de atrapar carbono.

Según las leyes de la química y de la física, los científicos señalan que sí es posible limitar el calentamiento global a los 1,5 grados, pero para ello habrá que llevar a cabo cambios sin precedentes e inmediatos.

Así, no todo son augurios negativos. De hecho, una de las coordinadoras del informe, Valérie Masson-Delmotte, señaló en un comunicado que “algunas de las acciones que serían necesarias para limitar el calentamiento global a 1,5 grados ya están en marcha alrededor del mundo, pero se necesita acelerarlas”.

No Comments