Llega la agritectura o agricultura vertical. ¿Podría ser la solución?.

Actualmente, la agricultura tal y como la conocemos funciona de forma horizontal; entendiendo los campos y los invernaderos como zonas de extensión limitadas.

Cada vez tenemos menos terreno que explotar, talamos más árboles para ganar hectáreas (perjudicándonos de esta manera a largo plazo) y aun así es insuficiente para abastecernos.

Para cuando lleguemos al año 2050 se calcula que la población mundial estará conformada por 3.000 millones de personas más, cerca del 70% de nosotros viviremos en núcleos urbanos y necesitaremos la extensión de Brasil en tierra para alimentarnos.

Hoy en día el 80% de la tierra apta para la agricultura ya se está usando. Por esa razón, el incremento que se prevé alcanzar en el futuro, pone en juego retos muy serios en lo que respecta a muy diversos aspectos: la vivienda, el transporte, el suministro de energía, la creación de infraestructuras y la producción de alimentos.

Ante esta situación, los fundadores de la empresa Plantagon ya en 2002 se preguntaron cómo podríamos producir y transportar la comida en el futuro, siendo sostenibles y sin acabar con los recursos existentes.

La parte más evidente del problema que tenemos ante nosotros es que tarde o temprano nos faltará terreno. Por eso vamos a tener que optar por el desarrollo vertical. Si queremos producir el 15% de los alimentos que consumiremos en las ciudades, tendremos que pensar de forma muy diferente”, según Hans Hassle, uno de los fundadores de Plantagon.

La agricultura vertical propone un funcionamiento alternativo. En vez de tener que transportar alimentos en camiones desde los campos a las ciudades, las frutas y verduras se cultivarán cerca de casa; en invernaderos urbanos que se extenderán hacia arriba.

 

La idea está cobrando fuerza a través de diferentes propuestas

 

  • El edificio triangular de 12 pisos que se construirá en Linköping, Suecia.

Constará de dos partes: una destinada a oficinas y otra a ser un invernadero vertical, que se retroalimentarán entre sí. Es decir, cuando las plantas necesiten más dióxido de carbono, éste se extraerá de la parte de oficinas (habrá sido producido por las personas). Y las personas, a su vez, serán suministradas por el oxígeno emitido por las plantas.

Por otra parte, la pendiente de la fachada del edificio será inclinada para aumentar su capacidad de recibir luz solar y disminuir su consumo anual de luz eléctrica.

Finalmente, el sistema de cultivo de plantas se realizará mediante una cinta transportadora vertical en forma de espiral. Las plantas crecerán bajo un sistema hidropónico (sin tierra, pero con agua y nutrientes) y serán movidas por un robot desde el último hasta el primer piso para posibilitar su ciclo biológico de cultivo y su posterior recolección.

  • Una antigua empaquetadora de carne en Chicago.

En ella actualmente las verduras se cultivan en balsas flotantes, siendo alimentadas por los residuos de los acuarios cercanos.

 

Ventajas de esta clase de agricultura

 

  • Los colectivos que están impulsando la agricultura vertical dicen que los beneficios serán inmediatos porque no habrá tantos camiones de entrega generando contaminación y los comercios en las ciudades podrán acceder fácilmente a alimentos frescos y saludables.
  • También auspician cambios positivos, como la reducción del uso de pesticidas y de herbicidas y la recuperación de ecosistemas naturales.
  • Otro argumento que defienden es que si producimos más cantidad de comida en espacios interiores, estaremos menos expuestos a padecer crisis ambientales que alteren los cultivos. Las cuales se presentan como una posibilidad cada vez más factible, que sucedería a medida que se agravase el cambio climático y que aumentaría el coste de la agricultura tal y cómo hoy la conocemos. De esta manera, la agricultura de invernadero sería aún más barata gracias a los avances tecnológicos.
  • Un precio que a la larga compensa: “Es mucho más costoso construir un invernadero vertical que uno convencional”, reconoce el presidente de Plantagon, Hans Hassle. Pero desde esta empresa creen que se amortizaría mediante fuentes de ingresos y la disminución en los costes energéticos (entre un 30% y un 50%) gracias al uso de residuos procedentes del calor de una central eléctrica cercana o el biogás de la combustión de la basura orgánica del edificio.
  • Seguridad alimentaria. Las voces a favor de la agricultura vertical sostienen que la ecuación cambiará probablemente a medida que el clima severo haga del cultivo interior una alternativa más segura y confiable para regular su crecimiento.

 

Desventajas de este tipo de agricultura

 

  • Sin embargo, muchos expertos se posicionan en contra del uso de esta técnica argumentando que las granjas convencionales son los lugares más simples y más eficientes para producir alimentos. El cultivo de alimentos en invernaderos, que utilizaría luz artificial y otros equipos especiales, representaría más esfuerzo, más gastos y anularía las ventajas de estar más cerca de los consumidores, dicen los críticos.
  • En cambio, los partidarios de la agricultura vertical dicen que la comparación de ambos métodos no es procedente. Una postura que defienden debido a que los gobiernos subsidian fuertemente los gastos, incluyendo el seguro de las cosechas a la agricultura tradicional. Lo cual, los costes y riesgos que enfrentan los agricultores de las condiciones climáticas impredecibles.

 

Situación actual

 

Muchas granjas verticales ya están funcionando en varias partes del mundo, y otras están construyéndose.

Por ejemplo, en EEUU, las granjas verticales están apareciendo en zonas urbanas usando diferentes técnicas para ahorrar espacio y consumir menos cantidades de agua y tierra.

Sin embargo, todavía no se ha probado un modelo de negocio basado en esta idea.

Por el momento, solamente han sido capaces de producir una pequeña cantidad de comida, debido a que sus impulsores todavía están desarrollando diseños de construcción y técnicas para mejorar la eficiencia del cultivo en interiores.

Tendremos que esperar un poquito más para saber si la agricultura vertical es viable o no.

No Comments